Venezuela no deja de sorprendernos. El único país de Sudamérica en el cual el fútbol no es el deporte rey, ha superado los 25 meses consecutivos en hiperinflación, y los emprendedores, empresarios y demás elementos aún vivos de su economía, continúan haciendo malabares para mantenerse operativos, ante pocas o ninguna expectativa de corrección del rumbo económico en el corto plazo.

Además de la moneda, el primer caído en esta autodestrucción irracional del país es el recurso humano. Dentro de las estrategias preferidas de los empresarios para evitar la huida de personal valioso, se encuentra la dolarización del salario.

En el pasado evento de Cavenit Aragua [ ver aquí ], organizado por Nayma Consultores, se comentó que el 84% de la empresa privada empezó a pagar, al menos una parte del salario, en divisas, apostando a que la moneda dura puede mantener el valor del trabajo muy por encima de los 6 dólares mensuales en los que suele estancarse el salario mínimo.

Pero esta medida no ha evitado que la rotación de personal en Venezuela siga siendo muy alta. La principal razón es el rezago monetario, que hace que esos dólares que invierte la empresa privada en hacer más atractiva la estadía del personal en la organización, en meses pierda el poder de compra y los trabajadores emprendan la búsqueda de mejores ofertas en el mercado, emigren o se dediquen a otra actividad.

Por ello, quisiera hacer algunos comentarios muy puntuales sobre la realidad laboral en la Venezuela del año 2020.

Inversión en capacitación:

El cierre de facultades en las mejores universidades del país por falta de profesores, la deficiencia en el acceso a internet –incluso electricidad- y dificultades para los sistemas de pagos en divisas desde Venezuela, que impide la formación online, así como el desinterés de los nuevos bachilleres en estudiar, hace y hará cada día más difícil conseguir personal capacitado.

Una empresa puede invertir un mes buscando personal, otro mes capacitándolo y ya para el tercero, empieza a recibir demandas de aumento salarial del mismo personal recién contratado.

Es vital que el personal especializado se sienta cómodo. Que el clima organizacional sea positivo.

El valor del trabajo no es el tiempo, sino la productividad:

Hay que luchar en contra del paradigma de las 8 horas de jornada laboral, así como el del trabajo presencial y los horarios nocturnos o en madrugadas. Si un trabajador cumple su tarea en menos tiempo, es porque es eficiente y debe ser premiado, incluso promovido a posiciones de liderazgo.

En cualquier contexto, es importante comunicar con el ejemplo.

 

Un futuro mejor:

Nadie va a permanecer en una organización que solo le ofrezca sacrificios o pocas expectativas de mejoras. El mensaje hacia el trabajador siempre debe ser optimista y que haga énfasis en las promesas cumplidas.

La reputación de la empresa frente al trabajador tiene un valor estratégico:

Un empleado motivado hace las cosas porque sabe que tiene que hacerlas, no porque le van a regañar o se le va a bajar su sueldo. La persuasión, ojo, no la manipulación, es un elemento vital dentro de las comunicaciones internas en las organizaciones. Un trabajador responsable “engorda al ganado” tanto como el ojo del dueño.

El progreso nace de la observación, la evaluación de resultados y cambio de estrategias cuando se requiere. No importa si la rama de su empresa es muy básica o muy de planta. Y un mensaje correcto hacia todos los niveles, es importante para que se entiendan los objetivos estratégicos de la organización, desde el vigilante hasta presidencia, y la jornada laboral se transforme en eficiencia, progreso, bienestar y crecimiento para todos.

 

Sobre el autor

Jorge Montenegro es consultor en Comunicaciones Corporativas con experiencia en las empresas más importantes del Centro del País y Community Manager en medios internacionales. Licenciado en Comunicación Social, magister en Comunicación Organizacional, productor y director de audiovisuales y Premio Regional de Periodismo Digital 2018 en Aragua.

 

¡Suscríbete a Nayma Consultores! Y así recibirás información actualizada en tu buzón de correo electrónico, invitaciones a eventos y seminarios, promociones y precios especiales en nuestras actividades presenciales y en línea.