Las redes sociales han irrumpido en la sociedad desde hace más de 10 años. Particularmente en Venezuela, hemos sido muy afines a estos nuevos canales de comunicación, al punto de transformar a Instagram en un Mercado Libre y a Twitter en un instrumento de manipulación política de masas.

Pero cuando una herramienta es monetizable, todas las organizaciones invierten recursos en “algo” que no es necesario para el proceso de producción, así sea por moda. Porque siempre es bueno estar primero, así no se tenga muy claro hacia dónde se va.

Como todo profesional responsable, no soy amigo de reenviar cadenas anónimas por whatsapp. Pero sí me llegó una sobre las “profesiones en Venezuela que son perfectamente inútiles”, entre las cuales se incluía “coach, organizador de mandalas y –sorprendentemente- Community Manager”. Aquí quisiera desarrollar mis ideas desde mi propia experiencia.

Comunicaciones Corporativas y Asuntos Públicos

Desde hace muchos años, todas las empresas grandes –incluidas las venezolanas- tienen departamentos de Comunicaciones Corporativas y Asuntos Públicos, o en su defecto un servicio outsourcing. Son manejados por periodistas, diseñadores, algunos publicistas y su función es trabajar en tres vertientes que explicaré a continuación:

Comunicaciones Internas: Es todo lo referido a clima organizacional. Se trabaja de la mano con Recursos Humanos y algunos departamentos como Seguridad Industrial y por supuesto con la alta gerencia. Su objetivo es desarrollar mensajes dirigidos exclusivamente a los trabajadores y para ello deben utilizarse canales de uso interno, por ejemplo carteleras o intranet.

Comunicaciones Externas: Tal vez el área más sensible y de mayor criterio. Se analizan todos los mensajes que se exponen a la opinión pública desde la empresa y el tratamiento de aquellos que desde los medios de comunicación externos –es decir, no dependientes de la estructura de la empresa como los periódicos-pueden afectar la reputación del producto y la organización.

Se depende directamente de presidencia o de quien esta delegue, se debe tomar en cuenta aspectos legales y en algunos casos, el servicio de consultoría podría terminar recomendando no responder (el silencio de por sí es una respuesta) o una estrategia alternativa que permita atacar las posibles consecuencias de una coyuntura comunicacional.

Relaciones Públicas: Es muy importante que las relaciones con las empresas e instituciones tengan un manejo profesional, institucional y siguiendo un protocolo. El delegar estas responsabilidades en un departamento de la empresa, garantiza un servicio serio, de altura y cuyo resultado será abrir puertas a nuevas oportunidades de alianzas o negocios.

Esto no se aprende en las aulas de las escuelas de comunicación social. El periodismo institucional solía ser el mejor pagado y dependía de hacer toda una carrera desde las empresas.

 

¿Dónde están los Community Manager en esta estructura?

En las Comunicaciones Externas. Muchas empresas cometen hoy en grave error de desarrollar políticas de clima organizacional a través de sus redes sociales, especialmente en Instagram, exponiendo a la opinión pública información sensible sobre la empresa o a aquellas personas que tienen en sus hombros responsabilidades de cargos de confianza.

¿Hay que ser Comunicador Social para ser Community Manager?

No. De los mejores profesionales que conozco manejando redes sociales, solo el 30% son periodistas egresados, y no necesariamente de universidades con reputación. Las redes sociales son un fenómeno en constante evolución y por tanto, aquellos profesionales con una carrera lo suficientemente larga que les permita ejercer la docencia, no necesariamente entienden de algoritmos o tendencias en las redes.

¿Debo tener presencia en todas las redes sociales?

No. Debe adecuarse a tu modelo de negocio. Empresas como Digitel no tienen cuenta twitter, por temor a las críticas, sin embargo, en Venezuela es un excelente canal de comunicación para la atención de quejas –a pesar del troleo en momentos críticos-. Con los ojos cerrados recomiendo LinkedIn, tanto para empresas como para profesionales. Y por favor, averigüen sobre los portafolios profesionales, ya muy solicitados fuera del país.

¿Cuántos Community Manager debe tener una empresa?

Yo recomiendo uno por red social. Las plataformas y sus algoritmos son distintos y un mismo mensaje puede tener pegada en Instagram, mas no en Twitter e incluso tampoco en Facebook, Red Social dueña de la primera. Es fundamental que sea un mismo profesional quien estudie las métricas, tu audiencia y la interacción con la misma, para tener un mayor alcance en tu público.

¿Debo tener un departamento de comunicaciones en mi empresa?

Sí, así sea como outsourcing. En especial porque un profesional, por mucha preparación que tenga, no va a manejar de manera efectiva todos los aspectos de la comunicación, como notas de prensa, reseñas, obituarios, solicitud de donantes de sangre, fotografía, diseño, edición de vídeo y relaciones públicas. Y una empresa pequeña, digamos de una nómina menor a 50 empleados, puede tener necesidades de comunicación que requieran estrategia, pero serán con estrategias muy puntuales.

¿Necesito un Community Manager o un Comunicador Social en mi empresa?

Depende / Sí.

 

Profesionalismo admirable
Declaración ISLR Personas Naturales / Decreto de Exoneración 2680

He adquirido 4 guías prácticas las cuales me han parecido excelentes, son muy didácticas, con información actualizada y realizadas con un nivel de profesionalismo admirable.


 
 

Sobre el autor

Jorge Montenegro es consultor en Comunicaciones Corporativas con experiencia en las empresas más importantes del Centro del País y Community Manager en medios internacionales. Licenciado en Comunicación Social, magister en Comunicación Organizacional, productor y director de audiovisuales y Premio Regional de Periodismo Digital 2018 en Aragua.

 

¡Suscríbete a Nayma Consultores! Y así recibirás información actualizada en tu buzón de correo electrónico, invitaciones a eventos y seminarios, promociones y precios especiales en nuestras actividades presenciales y en línea.