El Impuesto Diferido: donde los números imaginarios se encuentran con la contabilidad


Investigando sobre impuesto diferido, conseguimos este artículo de opinión de Dave Walters, quien trabaja para la firma PwC en Londres. El escrito tiene bastante de contabilidad y otro tanto de humor británico.  Lo hemos traducido para ustedes y esperamos sus comentarios y sugerencias sobre este tema que nos tiene, a todos, tan atareados.

Una de las áreas más complicadas de las matemáticas se refiere a los números imaginarios. A Herón de Alejandría se le atribuye la “invención” de los números imaginarios hace unos 2.000 años. 1950 años más tarde un contador inventó nuestro propio número imaginario: el impuesto diferido. Wikipedia guarda un extraño silencio sobre el origen de los impuestos diferidos. Siendo un contador aprendiz, estaba convencido de que el impuesto diferido había sido inventado por un organismo de normalización con un terrible dolor de muelas que quería compartir su sufrimiento. He modificado mi teoría sobre su origen varias veces, pero la esencia – inventado para compartir el sufrimiento – permanece inalterada.

En teoría, los impuestos diferidos están muy bien. Si hay una diferencia entre el valor en libros de contabilidad y el valor que es gravable o deducible a efectos fiscales (la base tributaria), existirá una ausencia de correspondencia entre la contabilidad y el impuesto a pagar o deducible cuando se realice el activo o el pasivo se liquide. En el impuesto diferido se registra en esa diferencia a la tasa legal de impuesto actual. La diferencia temporal se invierte, y el cargo por impuesto a la cuenta de resultados tiene sentido. Muchas cosas están bien, en teoría.

Una vez mi esposa tenía que resolver un problema de matemáticas que implicó el cálculo de la resistencia del aire de un caballo Grand National, usando el supuesto simplificador de que el caballo era perfectamente esférico. He respaldado unos cuantos caballos casi esféricos en las carreras y la resistencia del aire es el menor de sus problemas. Me pregunto si el impuesto diferido, como lo conocemos hoy en día es el resultado contable de un supuesto simplificador igualmente radical. ¿Cuántas personas realmente entienden el impuesto diferido en los estados financieros?

Dos ejemplos ilustran este punto. Los activos intangibles se reconocen por separado de la plusvalía en una combinación de negocios. Los activos intangibles rara vez tienen ‘base imponible’ y pasivos por impuestos diferidos por lo que se registrarán en la diferencia entre el valor contable en libros y la base fiscal. Los pasivos por impuestos diferidos resultantes son a menudo sustanciales y aumentan con eficacia la plusvalía registrada. Muchos podrían afirmar (incluyéndome a mí) que el pasivo por impuestos diferidos resultante nunca resulta en flujo de salida de efectivo y carece de relevancia. Las revalorizaciones de propiedades de inversión o de los activos fijos producen el mismo resultado por impuesto diferido. Se requieren impuestos diferidos en la revalorización aunque las deducciones fiscales no cambian.

Otro tema de medición digno de comentario: los activos y pasivos por impuestos diferidos, que representan diferencias que pueden no ser revertidas en décadas, no se descuentan. Ningún otro significativo activo monetario o pasivo permanece sin descontarse. Parece extraño que un monto, que a menudo se refiere a períodos futuros lejanos no se mida por su valor actual. Un pasivo por impuesto diferido de 100 millones de libras que se paga en efectivo el próximo año podría afectar el valor de una entidad de una manera muy diferente a uno que pudiera ser pagadero 15 años.

Los problemas de complejidad y de medición hacen que muchos usuarios consideren el pasivo por impuestos diferidos neto como la equidad o, ignoran por completo el impuesto diferido .

Una vez dicho esto, una solución a la cuestión del descuento incluso parece estar más allá de las grandes mentes de contabilidad. ¿Es el momento para el pensamiento fresco y una solución más simple?

¿Hay que detener el registro de diferencias entre  libros y tributos en el balance general? ¿Por qué no exigir la divulgación clara de las futuras tasas de impuestos que se esperan en un lapso razonable y los juicios o incertidumbres significativas alrededor de esas suposiciones en lugar de colocar un número incomprensible en el balance general?

Las empresas podrían revelar su tipo impositivo efectivo sostenible predicho sobre la base de las tasas y de beneficios fiscales actuales y los impactos de esa estimación. Esto podría ayudar a los inversores a evaluar el rendimiento y el valor con menos complejidad. Yo sé que no es una solución óptima – pero en el mundo de los impuestos diferidos que creo que estamos buscando la solución “menos mala”. Lo que tenemos hoy no satisface esa prueba, en mi opinión.

Puedes leer el artículo original “Deferred tax; where imaginary numbers meet accounting” en el blog de PwC

 

Traducido por

Mariela LloveraMariela Llovera es Abogado egresada de la Universidad de los Andes y Lcda. en Relaciones Industriales egresada de la Universidad de Carabobo. Consultora en Gestión del Talento y Capacitación. Asesora de la Cámara de Industriales del Estado Aragua. Formada en Coaching y Docencia Universitaria en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador. Posee estudios avanzados de Mercadeo de Contenidos para Profesionales en Northwestern University y diplomado en Diseño de Tecnología Educativa en el Massachusetts Institute of Technology. Estudiosa del tema tributario y del derecho empresarial.

 

¡Suscríbete a Nayma Consultores! Y así recibirás información actualizada en tu buzón de correo electrónico, invitaciones a eventos y seminarios, promociones y precios especiales en nuestras actividades presenciales y en línea.


Acerca de Nayma Consultores

Este espacio ha sido creado por Nancy Aguirre, Lic. en Relaciones Industriales, Contador Público y apasionada en el estudio y desarrollo del potencial humano; junto a su hija y colega Mariela Llovera, Lic. en Relaciones Industriales, Abogado, fascinada por el uso de las redes sociales y entusiasta del E-learning.

Deja un comentario